Alcalá de Henares lució con el mejor BSR y coronó al inesperado Zuzenak

Por primera vez, la localidad de Alcalá de Henares acogió durante el pasado fin de semana la Final Four de Primera División de baloncesto en silla de ruedas, que otorgaba una plaza de ascenso directo a División y otra para el play-off a disputar el día 12 de mayo frente a Getafe BSR. La apuesta del consistorio fue total e hizo de la organización del torneo un éxito total. El gran escenario, el moderno pabellón Espartales, instalación completamente accesible, hizo que el gran ambiente creado por el numeroso público que allí se dio cita, luciera sus mejores galas.

Como todos los torneos de esta índole, la Final Four tuvo de todo, nervios, presión, dosis de gran juego, ambientazo, y como muchas veces ocurre en baloncesto, muchos protagonistas inesperados. Es cierto que tres de los cuatro equipos no presentaron su mejor versión y que algunos de los que habían firmado números excelsos, quedaron con un protagonismo menor. Pero todos lucharon hasta la última gota de su sudor por conseguir sus objetivos, se dejaron el alma, como se veía en las caras de los jugadores al término de sus partidos.

Y ahí apareció el tapado, el que paradójicamente hace algunas semanas celebraba la salvación matemática y que veía como un sueño colarse entre los cuatro mejores. No sólo lo consiguió el Fundación Vital Zuzenak, sino que acabó reinando por méritos propios y mostrando su mejor cara, justo cuando tocaba, en el momento de las grandes citas, en el que aparecen los grandes. Y grandes, claro que sí, son estos chicos, dirigidos por un Aitor Iturricastillo que demostró estar a la altura de los mejores entrenadores de nuestro país, ganando la partida de los banquillos a sus dos adversarios del fin de semana.

El rendimiento de este equipo en la Final ante el Servigest Burgos, que había ganado en su semifinal con relativa comodidad al Basketmi Ferrol,  dejó boquiabierto a más de uno, cuando casi todos pensaban que la insultante juventud de este equipo le pasaría factura y que sentirían la presión de estar muy cerca de la gloria, ocurrió exactamente lo contrario y rallaron a una gran altura desde el salto inicial, secando a los castellano-leoneses en los que destacó un desasistido Piti, vaya jugador!. En definitiva, un Campeonato muy merecido.

La cruz fue para nuestro representante madrileño, el gran favorito e invicto hasta el sábado, la A.D. Alcorcón FDI, que se presentaba en Alcalá con unos números que presagiaban una victoria relativamente sencilla, como así auguraban sus propios rivales. Pero el peor adversario de los del Sur de Madrid fueron ellos mismos, fue un equipo irreconocible, fallón y atenazado por el miedo. Nunca en la temporada habían estado por debajo en el marcador en un tercer cuarto y esto se notó. En la primera vez que ocurrió, no tuvieron respuesta. El baloncesto en silla de ruedas tiene estas cosas y por eso nos gusta tanto a todos.

Nuestro más profundo agradecimiento al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, a nuestro patrocinador Iberdrola y a sus voluntarios, que ayudaron muchísimo en labores de organización y a Telemadrid, que tanto está apoyando a nuestro deporte, qué gran lujo tenerlos a nuestro lado!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *