Solo Getafe y Legabasket cumplieron su objetivo

Acabó la temporada oficial de baloncesto en silla de ruedas, con tan solo el Campeonato de España sub-23 por disputarse, con resultados desiguales por parte de los equipos madrileños, aunque si tuviéramos que poner nota, ésta no superaría el aprobado raspado.

Ilunion partía como el gran dominador del BSR continental en tres últimos años y su gran objetivo era repetir lo conseguido. Es lo malo de conseguirlo todo, que solo puedes repetir resultado, nunca mejorar. La temporada de liga regular apuntaba a que las cosas no terminaban de funcionar en el equipo de Artacho, con esas tres derrotas inesperadas que le hicieron caer hasta la cuarta plaza en alguna jornada. Como casi siempre, la Copa del Rey fue un bálsamo para los amarillos y consiguieron alzarse con el triunfo con aparente claridad, después de dejar la crisis a su eterno rival en esos últimos tres años, el Amiab Albacete, que se presentaba en Burgos como el gran favorito y se dio el gran batacazo. Pero el deporte siempre da nuevas oportunidades, y los albaceteños acabaron la temporada a lo grande, con su primer título de Campeón de Liga y un Ilunion que llegaba a la Final Four con la moral por los suelos después de la abultada derrota en la final de Champions ante el Thuringia alemán. Sería injusto suspender al equipo más potente de la historia del BSR nacional, un título siempre es un título. Nuestra nota: SUFICIENTE

Getafe comenzaba la temporada sabiendo las dificultades que iba a tener durante todo el año. El presupuesto ajustado de los del Sur de la capital hizo que la plantilla granota fuera una mezcla de juventud y veteranía, con carencias de profundidad de banquillo y dos jugadores nuevos que se tuvieron que adaptar rápidamente a su nueva camiseta. No obstante, el rendimiento de los tres foráneos, Leep, Lindblom e Ion fue notable quienes junto a una gran Lucía Soria, más los incombustibles Gavira y Berzal, consiguieron su objetivo de la permanencia en el partido definitivo ante un Servigest Burgos que se quedó con la miel en los labios. Nuestra nota: BIEN

La gran decepción del año la protagonizó la A.D. Alcorcón FDI, que creó un equipo con el mayor presupuesto de la categoría para asegurarse el ascenso y que terminó siendo devorado por la ansiedad y la presión, después de firmar los mejores números de sus 25 años de historia, con 14 victorias en otros tantos encuentros, más de 83 puntos de media, tres victorias en pretemporada ante equipos de División de Honor y un trofeo europeo. Todo apuntaba al final esperado, hasta que en un fin de semana aciago, el rendimiento de los jugadores decisivos distó mucho de lo que habían mostrado durante al año y fueron derrotados por el tapado de la competición, el Zuzenak Vitoria, a la postre el conjunto que se ganó el derecho a jugar en la máxima división la próxima temporada. Probablemente es injusto evaluar un proyecto por un partido, pero así es el deporte. Nuestra nota: INSUFICIENTE

El equipo benjamín de nuestra Federación comenzaba su andadura en la Liga BSR con el único objetivo de aprender y coger experiencia y sin ninguna ambición deportiva, más allá de competir y plantar cara a equipos de mayor entidad, experiencia y presupuesto. La primera vuelta fue dura para los chicos, que no encontraban su sitio en la cancha, lo que demostraba que los comienzos nunca son fáciles. El cambio en el banquillo naranja fue un acicate para la joven plantilla y empezaron a llegar mejores resultados e incluso, la primera victoria en partido oficial en aquél choque frente al Minusválidos Elche, que no fue la última, ya que el Granada Integra también fue batido por los leganenses para acabar la temporada por encima de ellos en la tabla. Un muy buen rendimiento de este nuevo equipo. Nuestra nota: NOTABLE

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *